es increíble las tantas historias, olores y conversaciones que puede guardar una fotografía. esta es una de ellas. aquí comienza un antes y un después en mi vida. 11 años, un “nuevo” papá y tres “nuevos” hermanos. me encantaban sus melenas pelirojas, muy serios al principio, cuchicheaban entre ellos, y yo me reía (ya ves que dicen que las niñas “maduran” primero). 11*en la foto: mi nueva familia, en nuestra primera navidad.

12 años y una escuela militar. y no entré porqué era rebelde, en absoluto. era la escuela más cerca de casa, y que mis padres aprovecharon y decidieron “reunir” a los “nuevos hermanos” en un colegio cercano a casa. y militar tenía que ser.

12*en la foto: yo con mi cara de “what!” y ese uniforme verde militar (faltaba más) desaliñado. aún así, fue una gran escuela donde, entre otras cosas, aprendí que la amistad verdadera se cosecha desde pequeña.

para cerrar un curso, la moda era “hacer vaselina” (grease). siempre quize ser “sandy” y no tuve reparo en decir “SÍ”, cuando me lo propusieron. era la protagonista, y a mi me gusta ser la protagonista (pero no lo digas).13

*en la foto: representando una parte como solista, con vestuario improvisado, pero con todas las ganas que se tienen a los 13 años, al presentar una primera obra de teatro.

continuará…

 

Anuncios